Menú Cerrar

El uso de los aceites esenciales en los niños

La aromaterapia como aliada de las mamás.

Los niños pueden beneficiarse enormemente de los aceites esenciales. Como mamás, es de gran utilidad conocer las propiedades de los aceites y aprender a utilizarlos correctamente.

Los aceites esenciales nos ayudan a disipar los miedos de nuestros pequeños, calmar “bubus o nanas” y hasta aliviar catarro y congestión. Pero hay que usarlos con mucha precaución.

Hay algunos aceites que contienen moléculas aromáticas muy fuertes y pueden irritar la piel del niño. Es el caso de los que contienen fenoles (canela, tomillo), mentol (menta) y eucaliptol (eucalipto, romero), por nombrar algunos ejemplos.

Es muy importante consultar con el pediatra todas las preguntas relacionadas con los aceites esenciales y, a la hora de usarlos, procurar elegir productos 100% puros y de calidad terapéutica. 

Insistimos con la calidad de los aceites esenciales porque de esto depende su poder terapéutico. Si están adulterados con químicos y fragancias sintéticas, si la planta contiene pesticidas o si el aceite no fue extraído correctamente; es casi seguro que no vamos a lograr efectos positivos.  Por el contrario, estos productos podrían causar irritación y alergias. 

¿Cómo utilizar los aceites esenciales con nuestros niños? 

Con tan sólo 3 gotas de aceites esenciales premium en un difusor, los niños ya pueden recibir los beneficios sorprendentes de la aromaterapia

Si preferimos el uso tópico, siempre debemos tomar la precaución de  diluirlos correctamente en aceites portadores. 

Los aceites portadores sirven de vehículo para diluir los aceites esenciales. Además, permiten su absorción en forma progresiva, previenen la evaporación e irritaciones. Los portadores están conformados principalmente por ácidos grasos y casi no tienen aroma. Los más utilizados en los niños son almendra dulce, caléndula, jojoba y  coco. 

Existe una corriente de pensamiento en aromaterapia que es la Escuela Inglesa. Esta corriente es muy conservadora en el uso de aceites esenciales y establece ciertas proporciones para su dilución, acorde a las diferentes las edades.

En líneas generales, la Escuela Inglesa sugiere las siguientes medidas:

  • Bebés de 3 a 12 meses: 1 gota de aceite esencial diluida en 5 ml de aceite portador. No recomienda el uso de aceites esenciales en bebés menores de 3 meses.
  • 1  a 6 años: 2 gotas de aceite esencial en 5 ml de aceite portador.
  • 6 a 12 años: 2 a 3 gotas de aceite esencial en 5 ml de aceite portador.
  • Mayores de 12 años:  las dosis son las mismas que para el uso en adultos. Estas pueden variar según el aceite esencial y el objetivo terapéutico. 

La planta de los pies es una de las vías más seguras y efectivas para utilizar la aromaterapia. Segura, porque la piel de la planta del pie es más gruesa que el resto del cuerpo, lo que minimiza la posibilidad de irritación. Efectiva, porque allí se localizan miles de terminaciones nerviosas y, como los aceites esenciales son muy concentrados y se absorben en segundos, pueden viajar rápidamente a todos los rincones del cuerpo llevando sus efectos terapéuticos.  

Los “super héroes” de las mamás 

No todos los aceites esenciales son aptos para usar con niños pequeños. Algunos de los más seguros son lavanda, tea tree, limón, naranja, hierbabuena y manzanilla.

Lavanda: 

  • Difundir para ayudar a dormir
  • Masajes en los pies diluidos en aceite de jojoba, coco o almendra para fomentar la relajación, aliviar molestias estomacales y promover un descanso tranquilo
  • Alivia picaduras de insectos

Preparar un mist “anti-monstruos” con agua y unas gotas de lavanda es una gran estrategia para ayudar a los niños a alejar sus miedos y promover la relajación. 

Tea Tree:   

  • Alivia congestión, síntomas de resfrío
  • Combate liendres y piojos

Limón: 

  • Difundir en el ambiente para combatir virus, gérmenes y bacterias

Naranja:

  •  Difundir en el ambiente para promover la alegría, la armonía y calmar berrinches.

Hierbabuena: 

  • Para aliviar fiebre, 1 gota de aceite diluida en una cucharada de aceite de jojoba, coco o almendra). Aplicar una pequeña proporción en planta de los pies y repetir 3 veces al día. 
  • Difundir en el ambiente para promover la concentración.
  • Diluida en aceite de jojoba, almendra o coco alivia golpes, dolores musculares y moretones. 

Manzanilla: (chamaemelum nobile o matricaria recutita)

  • Conocida por sus propiedades relajantes, antialérgicas y antiinflamatorias.

La aromaterapia puede ser un recurso natural y efectivo para promover el bienestar de nuestros niños. La clave está en utilizar aceites esenciales puros y de calidad terapéutica, conocer sus propiedades y usarlos con precaución. Disfruta los beneficios de la naturaleza. Conecta con tu Esencia. 

Si quieres profundizar tus conocimientos en aromaterapia, visita www.rawessences.com 

NOTA: este artículo es informativo y las afirmaciones no están evaluadas por FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos).  Recomendamos consultar al pediatra antes de usar aceites esenciales en niños. Ante cualquier señal de irritación o disconfort se debe discontinuar el uso de los aceites esenciales.  

Los aceites esenciales y los n
“Como madre de tres hijos, mi prioridad es ofrecer a mi familia una vida vibrante y saludable”. Cintia Wess

6 Comments

    • Cintia Wess

      Muchas gracias a ti por visitar el blog y dejarnos tu comentario. Cualquier consulta estamos a la orden. Saludos, Cintia Wess

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *